¿Crees que tu éxito laboral está relacionado con trabajar duro, la multitarea o la competitividad? ¿Sí? Pues desengáñate porque posiblemente estés equivocado. Al menos eso es lo que sostiene Emma Seppälä, autora del libro The Happiness Track.

Publicado en Gerencia

El desarrollo de las empresas para lograr su objeto social y la obtención de utilidades implican la aceptación de enfrentar una serie de riesgos en su entorno de negocios. Los consejos de administración y las direcciones generales de las empresas procuran disminuir la exposición a los riesgos a través de una serie de acciones, que incluyen el establecimiento de un buen sistema de gobierno corporativo y de su control interno.

Publicado en Columnas

En noviembre del año pasado le dediqué un post al riesgo operacional que puede generar el “sobre-reporting”, tanto para instituciones estatales como para las empresas financieras y no financieras. En uno de sus párrafos mencionaba rápidamente que también podía haber casos de “no-reporting voluntario”, promovido por los que en general prefieren no saber algo o poder decir que no sabían nada. Esta es una modalidad de lo que vamos a llamar el “infra-reporting”, y no necesariamente es algo voluntario, es más, en la gran mayoría de los casos es involuntario: “no se tuvo algo en el mapa” por desconocimiento, por subestimación del riesgo, o por falta de medios técnicos o financieros. El riesgo operacional generado puede ser grave por sus consecuencias, que pueden ir hasta las crisis financieras.

Publicado en Columnas

Diferentes publicaciones en Europa muestran la preocupación creciente de las instituciones financieras por las numerosas obligaciones adicionales de reporting que han estado generando una serie de regulaciones ligadas a las reformas llamadas “Basilea III”, incluyendo las adoptadas por la Comunidad Europea, así como otras ligadas al funcionamiento de los mercados financieros y a la lucha contra el lavado de activos y el financiamiento del terrorismo. Se quejan de estar abrumadas por “montañas de reportes” que deben enviar a diferentes reguladores y supervisores, de verse obligadas a crear grandes áreas dedicadas a ello de manera exclusiva, etc. Sin emitir opinión sobre si la queja es justificada o no, es una buena oportunidad de examinar el riesgo operacional que podría generar el cúmulo creciente de obligaciones de reporting, y no sólo en el sector financiero.

Publicado en Columnas