¿Qué tiene que ver la Macroeconomía con nuestra vida diaria? Destacado

Valora este artículo
(0 votos)
29 Ago 16
Visto 1087 veces
Publicado en Finanza Personal

La Macroeconomía, “la Macro”, como se la suele denominar afectivamente, es un poderoso instrumento para comprender nuestro mundo. Y, a pesar de ser un instrumento teórico, está pegado a nuestra realidad cotidiana.

¿Qué es la Macroeconomía?
La Macroeconomía es la rama de la Teoría Económica que se dedica a estudiar el comportamiento de variables agregadas en un determinado lugar, entendiendo a todos los agentes económicos como un conjunto.
En muchas otras ramas de la Economía se estudia cómo las decisiones de unos individuos afectan a los otros. Por ejemplo, se puede estudiar las decisiones de demanda de un bien por parte de un conjunto de individuos para estudiar después cuál sería la demanda del conjunto de consumidores, al sumar todas las demandas de los individuos.
El caso de la Macroeconomía no es ese. No se pretende agregar las decisiones individuales que afectan a un bien, a un mercado de trabajo, a una decisión concreta donde un conjunto de personas interaccionen, sino que estudia la economía de un lugar como conjunto. Se estudia el consumo de todos los bienes de la economía, la realización del conjunto de inversiones, el comportamiento de sus mercados de trabajo, etc.
¿Qué tiene que ver la Macroeconomía con la Microeconomía?
El nombre, a veces, es un falso amigo, que nos puede llevar a equívocos. La Microeconomía no es la Economía de lo pequeño, como tampoco la Macroeconomía es la Economía de lo grande. Por ejemplo, el estudio de las decisiones de la multinacional más grande del mundo emplearía a la Microeconomía como herramienta, mientras que el estudio de la economía de un lugar pequeño y poco poblado emplearía la Macroeconomía.
Pero la relación entre ambas ramas es estrecha. La Microeconomía es la base teórica de la mayoría de los modelos de la Macroeconomía moderna. Aunque en el pasado existieron excepciones notables como Keynes, que no tomaban como referencia fundamental la Microeconomía para realizar sus investigaciones en Macroeconomía, lo cierto es que la mayoría de los macroeconomistas en la actualidad fundamentan sus modelos en la Microeconomía, incluso la mayoría de seguidores actuales de Keynes.
Por ejemplo, para comprender cómo se comportará el consumo, la inversión o el ahorro en un país, se parte de la comprensión de cómo un agente representativo toma sus decisiones de consumo, ahorro, inversión, etc.
¿Qué temas estudia la Macroeconomía?
La Macroeconomía estudia temas y conceptos como el desempleo, las crisis, el crecimiento económico, la deuda pública y privada, el déficit público, la balanza de pagos, la desigualdad los tipos de cambio, los tipos de interés, la inflación, la productividad, la política monetaria, la política fiscal, la política cambiaria, …
Todos estos temas y muchos otros que aborda se pueden agrupar en dos grandes preocupaciones de la Macroeconomía:
1. El comportamiento de la economía a corto plazo, donde la Macroeconomía intenta explicar qué factores hacen que la economía tenga épocas de crisis y de bonanza, cómo se manifiesta cada una, cómo se terminan. También estudia si es posible mantener la estabilidad económica a través de la política económica a fin de evitar o resolver las crisis y, en tal caso, cómo resolverlas.
2. El comportamiento de la economía a largo plazo, donde la Macroeconomía se preocupa de analizar qué factores impulsan el crecimiento económico, qué cambios trae el crecimiento, si existirá convergencia entre los países más ricos o más pobres, qué reformas políticas se pueden realizar para impulsar el crecimiento económico a largo plazo, etc.
¿Cómo ayuda la Macroeconomía a mejorar nuestra vida cotidiana a corto plazo?
En el corto plazo, la Macroeconomía nos provee de instrumentos para comprender el entorno en el que tomamos nuestras decisiones y cómo pueden afectar a los resultados de estas los cambios en el entorno macroeconómico. Eso tiene muchas aplicaciones en los más diversos ámbitos de nuestra vida cotidiana.
La Macroeconomía nos ayuda como consumidores
Cuando hacemos la lista de la compra y valoramos nuestro presupuesto familiar, nos interesa saber si la situación económica va a mejorar o empeorar durante los próximos meses y dónde se van a producir los mayores impactos de la mejora o empeoramiento.
No consumimos las mismas cosas si pensamos que una crisis puede afectarnos de forma particular que si creemos que nos podremos beneficiar intensamente de un momento de bonanza, porque es el sector en el que trabajamos o en el que tenemos negocios el que más se prevé que aproveche la buena situación económica.
La Macroeconomía nos ayuda como inversores
La incertidumbre macroeconómica, lo mismo que la estabilidad, cotizan en bolsa y acrecientan o disminuyen los riesgos de nuestras inversiones. En función de nuestra mayor propensión o aversión al riesgo, tomaremos las decisiones de inversión, pero también en función de la disponibilidad de alternativas con mayor o menor riesgo. En épocas convulsas, en las que se tiene un especial desconocimiento de cómo evolucionará la economía en el corto plazo, todo tiene un mayor riesgo.
Un concepto macroeconómico de importancia clave para los inversores y ahorradores es la inflación. La Macroeconomía facilita que entendamos qué es la inflación y, con ello, nos ayuda a comprender los rendimientos de nuestras inversiones. Y lo mismo sucede con los tipos de interés, que están enormemente influidos por el contexto macroeconómico.
¿Cómo afecta la Macroeconomía a las decisiones cotidianas que tomamos y que nos influyen a largo plazo?
La Macroeconomía nos aproxima a la previsión de cómo puede evolucionar nuestro mundo y cómo podemos adaptarnos de la mejor manera posible a los cambios. También nos ayuda a tomar decisiones que condicionan nuestro futuro, incluso el más lejano en el tiempo.
Las decisiones de planificación de la jubilación
La Macroeconomía contribuye a una mayor comprensión de cuál puede ser la evolución del entorno laboral y de inversiones hasta la jubilación. Nos ayuda a comprender los riesgos y oportunidades de cada decisión. Y nos permite realizar un mejor seguimiento de las perspectivas de futuro del sistema público de pensiones.
La creación de negocios
Para cualquier negocio, tener el mayor conocimiento posible sobre cómo va a evolucionar la economía del lugar en el que se asientan los negocios es esencial para decidir por dónde orientar sus planes de futuro. Además, la Macroeconomía también intenta prever hacia dónde evoluciona el entorno internacional, lo cual tiene una importancia muy grande para todo tipo de negocios, e incluso más cuando las pymes cada vez se lanzan más al reto de la exportación cada vez se lanzan más al reto de la exportación y cada vez tienen más competencia internacional.
Las inversiones en nosotros mismos
La Macroeconomía moderna ha enfatizado mucho en la importancia que para el crecimiento de una economía tiene que la población se prepare para ser más productiva realizando estudios, cuidando de su salud, procurando mejorar sus capacidades físicas, intelectuales o emocionales. Entender cómo afectan todas estas adaptaciones al conjunto de la economía nos ayuda a comprender cómo podemos adaptarnos nosotros.
Fuente: www.bbva.com

Modificado por última vez en Sábado, 22 Octubre 2016 11:47