¿Desaparecerán los contadores con la llegada de la Inteligencia Artificial?

Valora este artículo
(0 votos)
16 Sep 17
Escrito por Visto 289 veces
Publicado en Columnas

Recientemente leí un artículo sobre el impacto que tienen y, tendrán, los robots y la inteligencia artificial en los trabajos en general.

En algunos trabajos efectivamente la tecnología ha sustituido a la mano del hombre.

No podemos olvidar, por ejemplo, la persona que a la entrada de algún estacionamiento nos entregaba un boleto en mano –previo paso del papelito por un reloj checador– y luego al salir esa misma persona nos cobraba; puestos que hoy han sido sustituidos en su mayoría por maquinas.

Pero también se encuentran un sin número de casos donde la tecnología ha sido un aliado y apoyo para mejorar las labores profesionales y la forma en que estas se hacían, permitiendo que seamos más eficientes y eficaces.

Esta reflexión me hizo pensar de los que, como yo, son contadores, y si podríamos vislumbrar que en un futuro seremos sustituidos por una máquina.

Es verdad, la tecnología ha permitido que los trabajos en general de contabilidad, o relacionados con ella, sean más rápidos y eficientes.

Hoy contamos con softwares que nos permiten procesar y manejar altos o grandes volúmenes de información al momento; generar reportes de primera mano y tener un sin número de beneficios de los datos obtenidos, claramente podemos decir que sin dudar los avances en la tecnología en beneficiado a la profesión contable.

En los días siguientes a esta reflexión se sumó un hecho que paso en mi oficina: comenzamos a atender a un joven empresario con muchos problemas en su negocio (principalmente en el área de contabilidad y administración)

¿Qué le paso? tuvo la mala fortuna de toparse con un “supuesto despacho de contadores” que en lugar de ayudar le dejo un sin número de problemas.

Y digo “supuesto” porque resulta que después de estar con ellos más de un año se enteró que ninguna de las personas que los atendían eran contadores y el resultado de todo lo que estas personas le hicieron le generaron una imagen terrible de la profesión contable, sin contar el costo de oportunidad y el dinero en pérdidas que estaba teniendo en su empresa.

Entonces pensé que, en general, los profesionistas nos enfrentamos, además del reto de los avances tecnológicos, a este tipo de problemas donde el abuso y aprovechamiento de unos cuantos genera una imagen inadecuada

Una guerra de precios y, en general, un demerito de nuestra profesión; esto sin importar cuál sea, ya que no creo que se trate un hecho exclusivo de los Contadores Públicos, es algo que estoy segura pasa en otras profesiones, no es raro saber de gente que contrata, por ejemplo, a un arquitecto para remodelar su casa (o hacer cualquier trabajo en ella) y después nos enteramos que no era arquitecto.

Será importante que las empresas y los empresarios traten de asegurarse (en la medida de lo posible) a quien están contratando; sobre todo porque cuando se está iniciando un negocio se piensa que el orden, control y administración no son importantes o pasan a segundo plano (Se entiende que se está enfocado en sobrevivir).

Las empresas suelen “conformarse” con el primo de un amigo que estudio hasta 4to semestre de contabilidad o peor aún tienen la confianza de creer que contratan a un contador titulado y actualizado cuando en realidad no lo es.

Entonces estas reflexiones, junto con la inminente llegada de la tecnología a la profesión contable, me lleva a pensar que muchos empresarios deben estar en esta disyuntiva:

¿Contador no? ¿Contador sí?

Yo digo Contador Si, y tal vez se pueda pensar que mi respuesta es imparcial, al ser una profesionista dedicada a temas de la materia, pero trataré de explicar mis motivos, en espera de que sean compartidos.

    Contador Si: porque sé que hay muchos colegas que se esfuerzan por mantenerse actualizados, que estudian e invierten en tecnología que servirá a las empresas donde trabajen, y apoyarán en el crecimiento de estas; contadores que forman parte y apoyan a los Colegios especializados en la profesión donde buscan, no solo aportar, sino aprender y estar al día para generar una diferencia.
    Contador Si: contadores certificados que entienden la importancia de la formación continua y le invierten a ello no solo recursos monetarios sino también su tiempo, para sin importar el tamaño del negocio o empresa, poder dar un servicio ético y de calidad.
    Contador Si: muchos contadores que están lejos de la imagen cuadrada; que entienden que nuestros servicios deben ser un apoyo y guía para las empresas y sus empresarios; y no una piedrita en el zapato.
    Contador Si: porque aún y cuando hoy la tecnología nos invade esta no puede sustituir el criterio profesional y experiencia de un contador público preparado y con una visión renovada de lo que la profesión puede ofrecer a las empresas y aquellos que las dirigen.

El que las empresas tengan la posibilidad de tener profesionistas (en toda la extensión de la palabra) que se respetan y respetan a su profesión le da la posibilidad de tener un aliado más en su camino al éxito.

La visión en general desde dentro de la profesión contable sobre lo que podemos aportar en las empresas está cambiando, por eso habrá siempre que pensar como primera opción el tratar de tener como un aliado más a un Contador Público.

Modificado por última vez en Sábado, 16 Septiembre 2017 17:21