Finlandia: ¿un milagro en materia de educación? Destacado

Valora este artículo
(4 votos)
16 Sep 17
Escrito por Visto 122 veces
Publicado en Columnas

coautores: Hanna Alasuutari, Jouni Välijärvi
 El éxito de Finlandia en el estudio PISA (i) ―un estudio mundial sobre las competencias de los estudiantes de 15 años en matemáticas, ciencias y lectura que realiza la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)― sorprendió a los finlandeses. En 2006, Finlandia fue el país con mejor desempeño. Pese a que los resultados han bajado, el país aún ocupa los primeros lugares.

Finlandia es un ejemplo de un país que no ha seguido los principios de las reformas educativas mundiales. No existen pruebas estandarizadas ni inspecciones a las escuelas, pero el sistema educativo se apoya en una rendición de cuentas “inteligente”. Esto significa que, si bien existen estándares de calidad nacionales para el aprendizaje y la enseñanza en la forma de planes de estudios básicos y leyes y reglamentos nacionales, no hay clasificaciones de las escuelas basadas en resultados de pruebas. Sin embargo, las escuelas y los proveedores de educación se someten a autoevaluaciones y estas se realizan de manera periódica.
 
La política educativa finlandesa valora más la calidad que el control y la competencia. Se confía en las escuelas, los maestros y las autoridades locales, y existe consenso político sobre los objetivos educacionales establecidos de común acuerdo.

Se incorporan la discriminación positiva en favor de los estudiantes con necesidades especiales y las escuelas con desafíos especiales, y se centra la atención en el bienestar del alumno. La mayoría de los estudiantes finlandeses asiste a las escuelas públicas más cercanas a sus domicilios, las que son escuelas inclusivas donde alumnos de todos los estratos sociales aprenden juntos. El sistema educativo no selectivo de Finlandia sigue la estrategia nórdica de crear una educación de alta calidad y equidad basada en un sistema escolar financiado con fondos públicos. Lo hace sin seleccionar, monitorear o dividir a los estudiantes durante su educación básica, que dura nueve años.
 
La sociedad finlandesa valora a los profesores, y solo un 10 % de los postulantes ingresa en el programa de formación de maestros de educación primaria, un programa de maestría de cinco años que forma parte del sistema de enseñanza universitaria desde la década de 1970.

                                             
Resultados de aprendizaje son altamente equitativos en Finlandia en comparación con otros países

Las diferencias entre las escuelas finlandesas siguen siendo insignificantes. El sistema educativo finlandés se caracteriza por proporcionar igualdad de oportunidades para todos. Sin embargo, según los últimos resultados del estudio PISA, al parecer la situación socioeconómica de los estudiantes también es importante en Finlandia.
 
Se ha producido un aumento de estudiantes de hogares de bajo nivel socioeconómico, en particular debido al desempleo. Además, menos estudiantes leen por gusto durante su tiempo libre, lo que se correlaciona con el descenso en el desempeño escolar observado en los últimos resultados del estudio PISA.

La creciente inequidad en la educación es una preocupación importante para los profesionales educativos y los responsables de la toma de decisiones en Finlandia. No obstante, el país (que celebrará sus 100 años de independencia el 6 de diciembre de 2017) sigue siendo una de las naciones con mejor desempeño en el mundo. Según los resultados de PISA 2015, Finlandia ocupó el quinto lugar en ciencias, el cuarto puesto en lectura y la decimotercera posición en matemáticas.
 

Una educación especial flexible que garantiza la inclusión y la equidad, un aspecto clave del sistema educativo finlandés
 
En Finlandia, las escuelas habitualmente abordan y responden a las diversas necesidades de los alumnos de una manera tal que los demás estudiantes no saben qué tipo de apoyo y a qué nivel lo podría recibir cada estudiante.

Los maestros finlandeses enseñan de diferentes maneras para responder a las necesidades de aprendizaje de cada alumno. Los profesores de educación primaria reciben apoyo de otros especialistas (p. ej., maestros de educación especial, psicólogos y el equipo directivo de la escuela) para decidir qué tipo de apoyo necesita un estudiante. Esto también se conversa y se acuerda con los padres del alumno.
Los estudiantes pueden recibir diferentes niveles de apoyo de acuerdo a sus necesidades. Como se muestra, la asistencia al alumno puede variar desde apoyo general a tiempo parcial a apoyo especial.

    Nivel 1: maestros regulares y maestros de educación especial proporcionan apoyo general a tiempo parcial en el aula o fuera del aula.
    Nivel 2: maestros regulares y maestros de educación especial proporcionan apoyo más intenso a tiempo parcial.
    Nivel 3: se proporciona apoyo especial en una clase/grupo regular o especial y es necesaria una decisión oficial que preparan cuidadosamente profesionales de educación especial en estrecha colaboración con los padres del estudiante.

 
En Finlandia, los municipios desempeñan un papel importante en el financiamiento de los servicios de educación especial, y no pueden desconocer la importancia de asegurar la inclusión y la equidad en la enseñanza.


Escuelas inclusivas en Finlandia

El modelo de escuela inclusiva es algo que ha enorgullecido a Finlandia desde su instauración. Sin embargo, está siendo analizado y debatido para apoyar el bienestar de los estudiantes y la preparación en un mundo globalizado en constante cambio.
 
Para continuar respaldando la excelencia y combatiendo la inequidad, el Foro de Escuelas Inclusivas de Finlandia ha propuesto una nueva visión para las escuelas inclusivas del país, que se espera sea presentada en agosto de 2017.

Las iniciativas contempladas en esta visión incluyen: promover el desarrollo profesional de los profesores; introducir nuevas actividades de experimentación e innovaciones; proporcionar profesores tutores en cada escuela para apoyar la digitalización y nuevos enfoques pedagógicos; promover la internacionalización de la educación, y garantizar que las escuelas finlandesas incentiven la actividad física de los estudiantes y así asegurar que cada alumno haga ejercicios al menos una hora al día.
 

Unirse en pos de una educación de calidad

Diversos actores, entre ellos parlamentarios, autoridades educativas de todos los niveles, directores, maestros, otros miembros del personal escolar, padres, estudiantes y miembros de la comunidad, están comprometidos y desempeñarán un papel en la implementación de esta nueva visión. De tener éxito, aportará una nueva energía para actualizar el sistema finlandés de escuela inclusiva para mejorar el aprendizaje y las competencias de los estudiantes, aumentar la igualdad del sistema general, y disminuir al mismo tiempo el número de alumnos socialmente excluidos.
 
En Finlandia, las escuelas se encuentran cerradas actualmente debido a las vacaciones de verano y todos están “recargando las baterías”. Esperamos con interés conocer los próximos pasos para revitalizar el sistema educativo finlandés al comienzo del próximo año académico.

Modificado por última vez en Sábado, 16 Septiembre 2017 17:32