Cómo quebró Warren Buffett el capitalismo estadounidense

Valora este artículo
(0 votos)
18 Sep 17
Escrito por Visto 130 veces
Publicado en Columnas

 Buffett es honesto sobre su deseo de reducir la competencia, solo que se refiere a ello con la expresión "ampliar el foso".

A lo largo de mi vida, nunca admiré tanto a nadie como a Warren Buffett, el mayor inversor de la historia. Sus logros son imponentes. El mercado es un oponente implacable, pero él lo derrotó año tras año, amasando 75.000 millones de dólares recurriendo únicamente a la sabiduría y al encanto. Había pureza moral en su modestia, su ética y su apego a su hogar en Omaha, Nebraska. ¿Qué futbolista, político o pensador podría comparársele?

Ahora, a sus 87 años, Buffett ejerce una enorme influencia sobre los negocios y las finanzas estadounidenses, por lo general positiva. Animó a las compañías a recurrir a las opciones sobre acciones, advirtió de los peligros de los derivados y enseñó al público a invertir a largo plazo en fondos indexados de bajo coste.

Pero por mucho que se le admire, su influencia tiene un lado oscuro, ya que la filosofía del buffettismo, mencionada en un millar de libros sobre inversión, consiste en evitar la competencia y minimizar la inversión de capital en la economía real.

Numerosos estudios recientes muestran cómo afectan esas fuerzas (disminución de la competencia, aumento de los beneficios y una menor inversión) a EEUU. Los economistas Jan de Loecker y Jan Eeckhout muestran en gráficos un aumento del margen comercial de las empresas, un indicador vinculado a los márgenes de beneficio, del 18% en 1989 al 67% actual. En un trabajo presentado la semana pasada en la Brookings Institution, Germán Gutiérrez y Thomas Philippon muestran que la inversión ha caído en relación a la rentabilidad. Buffett no provocó estas tendencias. Sin embargo, son fundamentales para su fortuna. Cuando se le elogia, también se las ensalza a ellas.

Buffett es honesto sobre su deseo de reducir la competencia, solo que se refiere a ello con la expresión "ampliar el foso". "No quiero un negocio que sea fácil para los competidores. Quiero un negocio rodeado por un foso con un castillo muy valioso en el centro", dijo en 2007.

El sabio de Omaha pide a los gestores de Berkshire Hathaway que amplíen su foso cada año. La definición de Buffett de una buena gestión está por lo tanto clara. Si se tienen rivales eficaces, se está haciendo algo mal.

Como sucede con muchos aspectos de su carrera, Buffett solía actuar de forma más visible. Un ejemplo de ello es la compra en 1977 de Buffalo Evening News. Adquirió este periódico por 32,5 millones de dólares, suma que suponía un elevado múltiplo sobre su beneficio operativo de 1,7 millones de dólares, y lanzó una edición dominical con la que forzó a cerrar a su rival Buffalo Courier-Express. En 1986, Buffalo News era un monopolio local que generaba un beneficio antes de impuestos de 35 millones de dólares. Por entonces, era la mayor inversión única de Buffett.

Su concepto de foso está vinculado a sus opiniones sobre la inversión de capital: lo bueno de ser el único es que no se necesita a otro. Una de sus compras más célebres es See's Candies, una compañía que adquirió por 25 millones de dólares en 1972. Cada año, Buffett subía los precios. La marca tenía tanta fuerza que a pesar de que las ventas crecían poco, los beneficios lo hacían considerablemente, sin necesidad apenas de invertir capital. "El negocio ideal es aquel que no recibe capital, y sin embargo crece", aseguró el año pasado.

Este lema es incuestionable para un inversor. Hay una línea atribuida a su socio empresarial Charlie Munger en la biografía de Alice Schroeder sobre Buffett, 'The Snowball', que resulta reveladora: "Munger siempre había bromeado con Buffett diciendo que su táctica de gestión consistía en coger todo el dinero de una empresa y subir los precios". Esto lo resume.

Si Buffett hubiese encontrado unas cuantas compañías verdaderamente inusuales y las hubiera comprado a un bajo precio no habría problema alguno. Pero sus acólitos emplean sus métodos por toda la economía.

En la actualidad, Buffett sigue dos estrategias principales para dar uso a su dinero. Por una parte, finalmente invierte en activos físicos, aunque sólo en industrias reguladas como la electricidad y los ferrocarriles donde los rendimientos están garantizados. Por otra, está trabajando con la firma de capital riesgo 3G para reducir al mínimo los costes y aumentar los márgenes en Burger King y la cadena de alimentos Kraft Heinz.

Kraft genera en la actualidad un margen operativo del 23% y una enorme rentabilidad sobre el capital tangible. En un mercado competitivo, esos altos márgenes deberían representar una oportunidad para que los rivales inviertan y roben cuota de mercado. Sin embargo, competidores de Kraft como Unilever y Nestlé sufren presiones de sus propietarios (una mezcla de fondos indexados y activistas como Buffett) para igualar esos elevados márgenes. Si los rivales también hiciesen recortes, en lugar de invertir y competir, Kraft puede recortar aún más. Se está imponiendo una especie de equilibrio al estilo Buffett.

Siendo claros, esta no es la única razón del descenso de la inversión y del aumento de los beneficios en EEUU. Tampoco existe una solución fácil. Una mejor aplicación de las normas antimonopolio ayudaría, pero las recientes propuestas para reformar por completo la política de competencia no están bien fundadas. Aunque los estudios que vinculan la falta de competencia a las participaciones cruzadas de fondos institucionales son interesantes, no reflejan la realidad de operadores del capital riesgo como 3G.

Podemos decidir a quién admiramos. Buffett es brillante obteniendo beneficios con monopolios, pero no crea empresas nuevas ni apuesta por nuevas ideas. EEUU está lleno de emprendedores que lo hacen. Elon Musk invierte en dos sectores muy arriesgados y competitivos: los automóviles y el espacio. Incluso los denostados hermanos Koch amasaron sus fortunas principalmente invirtiendo en la economía real. Elogiemos ese tipo de negocio. Es el que necesita EEUU.

Modificado por última vez en Lunes, 18 Septiembre 2017 19:48