Waldo Maticorena: “El contador se autolimita a pagar puntualmente impuestos y a llevar, a veces, la contabilidad al día”

Valora este artículo
(0 votos)
23 Feb 17
Visto 451 veces
Publicado en Entrevistas

Waldo Maticorena, contador público peruano, miembro del Comité de Revisión de la traducción al español del IASB y gerente de IFRS Masters.

Afirma que con los Estándares Internacionales la contaduría quedará unificada y los profesionales hablarán el mismo lenguaje.
A toda la comunidad contable le hacemos un homenaje por su carisma, esfuerzo y profesionalismo demostrado en una profesión compleja y de mucha responsabilidad. A partir de hoy publicamos una serie de entrevistas con invitamos, para conocer sus diversos puntos de vista sobre aspectos puntuales de la profesión.

Hoy, ¿qué tan trascendental es el papel de los contadores públicos en las empresas?

El rol del contador público es trascendental porque es el asesor permanente de la gerencia general. Esto lo saben los gerentes y lamentan no encontrarlo en su contador. Por eso, tienen que contratar consultores en impuestos, Estándares Internacionales, planeación financiera, diseños de procesos y muchas cosas más para las cuales el contador está capacitado desde que se gradúa.
El problema es que a pesar de que el gerente general espera eso de su contador, es el mismo profesional quien cree que no es capaz de ser un asesor interno y se autolimita a pagar impuestos puntualmente y llevar, a veces, la contabilidad al día. El rol del contador es para las empresas y los accionistas tanto o más trascendental que los demás profesionales de una organización; solo le hace falta que se lo crea.
Con la guerra planteada por parte del Gobierno a la corrupción, ¿cuál debe ser la posición de los contadores respecto a este flagelo?

Además de la posición natural de cualquier persona de denunciar una actividad sospechosa, los contadores tienen un lugar particularmente privilegiado en la lucha contra la corrupción. El contador tiene acceso a información diaria de los movimientos de dinero, compras, gastos, pagos, terceros, cotizaciones, facturas, etc., lo cual le permite evidenciar actividades fuera del curso habitual. Esto lo pone en una posición de denuncia obligatoria en su rol de fedatario público. No es su obligación detectar el fraude o la corrupción, pero al tener acceso a toda esta información es su deber denunciar, no solo por el bien público o de los accionistas, sino por su propia reputación y su responsabilidad como profesional ante la Junta Central de Contadores.

¿Qué características debe tener el contador para ser competitivo?

Sueño que el contador viva más y cobre más. Esto es totalmente posible y, aunque algunos creen que sería mucha suerte, pues la suerte existe: es la intersección entre la preparación y la oportunidad. La primera parte de la ecuación consiste en asegurarse de estar muy bien preparado en todo lo técnico que la profesión exige, mínimo en Estándares Internacionales e impuestos y a los auditores, en NIA. La segunda parte de la ecuación es la más compleja y consiste en lograr la oportunidad. Lo anterior implica ganarse la confianza de los clientes y empleadores, actuales y potenciales; para lograr esto, el contador necesita cosas simples que se logran con un plan de mejoramiento personal. Dicho plan debe incluir aspectos como fortalecer su imagen personal, tanto en estilo como en su seguridad al hablar en público, y saber inglés para contadores. Lo mejor de todo es que se puede lograr en seis meses y con una inversión de un millón al mes.

Actualmente, ¿cómo evalúa la posición de los contadores frente a un tema que ha dado de qué hablar como son los Estándares Internacionales?

Recuerdo que hace un par de años aún había un grupo de contadores que abrigaban la esperanza de que los Estándares Internacionales se desmontaran. Felizmente hubo un grupo que tomó su destino en las manos y decidió ponerse al día con estos estándares. Para ellos, una enorme felicitación por su proactividad y por ser responsables con su profesión, con el empresariado, pero sobre todo, con sus familias como proveedores del sustento económico.

Para quienes luego de la reforma tributaria, que hace referencia a los Estándares Internacionales en prácticamente el 90% de los casos, ya se convencieron que no hay vuelta atrás, tengo una visión esperanzadora de que ahora la profesión quedará unificada y fomentará que todos empiecen a hablar el mismo lenguaje de los Estándares Internacionales y las NIA. Colombia ha sido muy afortunada, a diferencia de los demás países de nuestra región donde no existen los contadores de primera y segunda clase, pues todos están obligados a hablar en términos de dichos estándares.

Desde su punto de vista, ¿qué es lo bueno, lo malo y lo feo de la profesión contable?

Lo bueno: los empresarios nos necesitan más de lo que los mismos contadores creen. Lo malo: en un gran número de casos, trabajamos muchas horas y cobramos poco; felizmente se puede corregir con un plan de mejoramiento personal relativamente simple. Por último, lo feo: las barreras que en un gran número de casos los contadores se autoimponen y terminan limitando su rol a solo la teneduría de libros y pago de impuestos, negándose la enorme oportunidad de ser la mano derecha en temas financieros de la gerencia general de las empresas.

Fuente:actualicese.com/

Modificado por última vez en Jueves, 23 Febrero 2017 23:02